Última Reforma de la Ley Concursal

Banco De España

Última Reforma de la Ley Concursal

0

El Real Decreto Ley, de 7 de Marzo por el que se adoptan medidas urgentes en materia de refinanciación y reestructuración de deuda empresarial, que entró en vigor con carácter general el pasado 9 de Marzo, implica la modificación de seis leyes: la Concursal, la de Enjuiciamiento Civil, el régimen de OPA y el Impuesto de Sociedades, entre otras.

Objetivo:

La última reforma de la Ley concursal pretende ayudar a las compañías muy endeudadas, pero viables, favoreciendo su refinanciación con los acreedores. Para ello, viene a desaparecer rigideces normativas que impedían a las empresas reestructurar su deuda; de hecho, se facilita la celebración de acuerdos en la fase preconcursal.
Por otra parte y con el fin de simplificar el acceso a una nueva financiación se flexibiliza el recurso a los aplazamientos en el pago de los créditos, la condonación (quita) de deuda así como una mejora de la concesión de crédito bancario.

Aplicación subjetiva:

Dicha reforma se aplica a todas las empresas, independientemente de su forma jurídica y de su tamaño.

Novedades introducidas:

En referencia a la ley Concursal los principales puntos de esta reforma son:

– Acuerdos individuales de refinanciación: Con la reforma, se introduce la posibilidad de alcanzar acuerdos de refinanciación con uno o más acreedores, siempre que se mejore la posición patrimonial del deudor, no se perjudique al resto de acreedores y sin necesidad de contar para ello con una determinada mayoría del pasivo.

– Acuerdos colectivos de refinanciación no homologados judicialmente: Este tipo de acuerdos se simplifican al eliminar la exigencia del informe del experto independiente y se sustituye por la certificación del auditor. En el caso de que en el acuerdo colectivo se plantee una capitalización de créditos y, para potenciar esta figura, con la reforma se establece la presunción de culpabilidad del concurso si el deudor se hubiese negado a ello sin causa razonable.

– Acuerdos colectivos de refinanciación homologados judicialmente: en estos casos, la reforma disminuye la mayoría exigida para homologar judicialmente el acuerdo, que pasa del 55% al 51% (mayoría simple). Otra novedad es que esta mayoría no se computa como hasta ahora, respecto al pasivo titularidad de entidades financieras, sino respecto a todos los acreedores de pasivos financieros. Hasta ahora, estos acuerdos no extendían sus efectos a créditos que con la reforma se ven también afectados. Se reconoce además, que dichos acuerdos incluyan la conversión de deuda en capital Señalar, por último, que se establece la presunción de culpabilidad del concurso si el deudor se hubiese negado sin causa razonable a la capitalización.

– Medidas comunes a los acuerdos individuales y colectivos homologados y no homologados: antes de la modificación, sólo el 50% del dinero puesto en una refinanciación tenía el privilegio concursal que implicaba que se abonasen los créditos a su respectivo vencimiento. Dicho porcentaje, tras la modificación, se eleva temporalmente al 100% con el fin de dotar la liquidez de una mayor protección; lo que se extiende por el propio deudor o personas relacionadas, con exclusión de operaciones de aumento de capital. Además, se limita la rescindibilidad de los acuerdos, lo que garantiza la seguridad jurídica.

– Mejora en el tratamiento de las provisiones constituidas por las entidades financieras: Para alcanzar esta mejora, se encomienda al Banco de España el establecimiento de reglas homogéneas y, poder así mejorar la calificación de la deuda subsistente tras estos acuerdos de refinanciación.

Leave a Reply